Saltar al contenido
SEXUALIDAD MASCULINA

Cómo evitar la eyaculación precoz: 9 Ejercicios (+Truco Seguro)

Evitar eyaculación precoz

La eyaculación precoz es un tema tabú entre muchos hombres. Sin embargo, se trata de una afección que todos han sufrido al menos una vez en sus vidas. Si bien la presión social que existe sobre el desempeño sexual es inmensa, pues la publicidad y los medios de comunicación se encargan de que esto sea así, no hay ningún parámetro establecido por la ciencia que indique fehacientemente qué nivel de rendimiento sexual es el mejor, por lo que la medida actual se encuentra íntimamente relacionada con la satisfacción sexual tanto propia como de la pareja.

Síntomas de la eyaculación precoz

La eyaculación precoz, es decir el rápido alcance del orgasmo, tiene una serie de síntomas previos fáciles de identificar. Entre ellos, podemos distinguir el nerviosismo, fantasías en donde el acto sexual se ve completamente frustrado, sudoración, aceleración de la respiración e incluso dificultades para lograr la primera erección. Ante este panorama, no es ilógico que los hombres se pregunten cómo prevenir la eyaculación precoz y si se puede curar.

Cómo evitar eyacular rápido

Eyacular antes de lo deseado en más de una ocasión puede ser señal de que se está atravesando la temida eyaculación precoz. Frente a este problema, lo mejor es acudir a un especialista, sobre todo si se tienen antecedentes de infección en la uretra o complicaciones de próstata.

9 Ejercicios y técnicas para evitar la eyaculación precoz naturalmente

Si las causas médicas de la eyaculación precoz han sido descartadas, el siguiente paso, entonces, es conocer tu organismo para poder encontrar la solución más adecuada gratis y de manera natural. Eso sí, siempre se puede complementar con un tratamiento psicológico para potenciar los efectos y dar con el verdadero origen de esta afección.

Es por esto que a continuación te sugerimos 9 métodos rápidos y seguros para controlar la erección y eliminar la eyaculación precoz de tu vida.

  1. Ejercicios de respiración: Acostúmbrate a inhalar y exhalar por boca. Esto no sólo aumentará la capacidad respiratoria de tus pulmones, sino que favorecerá tu relajación. No por nada el yoga tiene la respiración como una de sus técnicas principales para combatir el estrés, uno de los causantes más extendidos entre los eyaculadores precoces. Puedes obtener mejores resultados si comienzas alguna actividad física o tomas clases de canto. Si logras dominar tu respiración durante el lapso de mayor excitación, demorarás también el clímax.
  2. Aprende a comunicarte: Si ya tienes una relación establecida con alguien y hay una cierta confianza, hablar de la eyaculación precoz con tu pareja sexual puede ser una excelente manera de relajarte. Es más, de este modo puedes incluir a esa persona en distintas técnicas y juegos previos a las relaciones para alargar el acto. Si no puedes establecer esta conversación con tu cónyuge, siempre es bueno retomar la idea de la terapia.
  3. Modifica tu dieta: Una alimentación equilibrada es fundamental para reducir la eyaculación precoz. Es menester en este punto recordar lo indispensable que se vuelve dejar de consumir alcohol y tabaco, ya que son depresores del sistema nervioso, el cual es el regulador principal de la actividad sexual.
  4. Sé el dueño de tu imaginación: Cuando sientas que estás a punto de llegar al orgasmo, piensa en cosas que no te exciten, distrae el pensamiento y focaliza en cualquier otra cosa. Esto es indispensable para que evites la eyaculación precoz. Además, si te pones nervioso pensando en cuánto durarás activo, es muy probable que el resultado sea justamente el menos deseado. Para esto también se sugiere chasquear la lengua o presionarla contra los dientes, dirigiendo así tu actividad cerebral hacia ese sitio.
  5. Segundo orgasmo: Si la primera vez alcanzaste el clímax muy rápido quedando ambos insatisfechos, se sugiere que aguardes algunos minutos y retomes la actividad sexual con posturas diferentes. Un segundo o tercer orgasmo siempre son compensatorios y dan seguridad.
  6. Masturbación previa: Un consejo que proviene de varios hombres diagnosticados como eyaculadores precoces es que, una o dos horas antes de tener sexo, te autoestimules hasta tener el orgasmo. Esto libera la presión genital previa y retarda la eyaculación en la siguiente relación.
  7. Orinar: Con la misma causa y efecto del consejo anterior, se recomienda ir al baño antes de mantener relaciones.
  8. Condones retardantes: Algunos preservativos están diseñados exclusivamente para potenciar la duración de la erección, ya que disminuyen la sensibilidad del pene.
  9. Penetraciones suaves: Sexólogos y expertos recomiendan que la penetración sea sólo del glande, es decir, “la puntita”. De esta forma la estimulación directa se reduce y se reserva el contacto más profundo y potente para finalizar el coito.

Ejercicios de kegel

Los ejercicios de Kegel son los más recomendados a largo plazo. Se trata de un entrenamiento asiduo del músculo PC o pubococcigeo, el cual se basa en cortar la expulsión de orina y luego continuarla voluntariamente. Esto mismo, luego de reconocer la zona, podrás hacerlo sin tener que recurrir al toilette.

Remedios caseros

Entre los remedios caseros para la eyaculación precoz, podemos encontrar uno que se destaca enormemente entre todos: La incorporación del jengibre a la dieta diaria. La forma más práctica es beberlo en té, pues se trata de una planta medicinal excelente y muy fácil de conseguir.

Entre sus beneficios contra la eyaculación precoz, resaltan la capacidad de mejorar la circulación sanguínea, un factor decisivo en el comportamiento sexual de los hombres, y la dotación de vitalidad, ya que el jengibre es conocido por sus propiedades energizantes. De hecho, cabe destacar que se trata de un ingrediente utilizado en una gran cantidad de preparaciones para tratar la disfunción eréctil.

Por último, no sobra decir que es un excelente y afamado afrodisíaco, por lo que puedes ser estratégico e incluirlo en una cena compartida previa al acto sexual.

Truco seguro para evitar eyacular

Los consejos para evitar la eyaculación precoz son muchos, pero entre ellos se distingue uno por su resultado espontáneo: Se trata de presionar el glande justo cuando se detecta que el orgasmo está sumamente próximo.

La presión no debe ser aplicada con mucha fuerza, ya que es una zona sensible y se debe tener cuidado. Inmediatamente notarás que la excitación desnivelada vuelve a encausarse y es posible que la erección disminuya un poco, dándote la posibilidad de retomar la acción.

Este truco para evitar la eyaculación precoz puede ser usado tanto por el hombre que lo necesite o por su pareja sexual. Además, lo mejor es que puede repetirse todas las veces que se quiera durante una misma relación.

Pastillas para la eyaculación precoz

Las pastillas para retardar la eyaculación también son una excelente opción, pero su consumo debe estar recetado por un médico, ya que las dosis irresponsables pueden causar serios problemas cardíacos. Además, es importante tener presente que estas pastillas no son las mismas que se utilizan para la disfunción sexual, por lo tanto, no es viagra.

En este caso, las más exitosas del mercado son Priligy, Cialis y Bull Extreme. Igualmente, un profesional de la salud podría recomendarte otras cuyo componente principal sea la dapoxetina.

Medicamentos para la eyaculación precoz

Además de las pastillas para la eyaculación precoz mencionadas, existen medicamentos con base natural muy recomendados. Se presentan en forma de geles, sprays y cremas retardantes como el conocido “caballo blanco”, uno de los productos más difundidos. También se puede optar por unas toallitas retardantes de la marca Viaman, que tienen lactato de mentilo.

¿Por qué NO?

Algunos hombres han manifestado su preferencia por los ejercicios contra la eyaculación precoz por sus efectos a largo plazo y desestiman la utilización de productos farmacológicos, no sólo porque sus resultados son breves, sino también porque su experiencia y disfrute sexual se ven mermados con su aplicación debido al efecto insensibilizador del aparato genital.