Saltar al contenido
SEXUALIDAD MASCULINA

Tratamiento para Curar la Disfunción Eréctil [Gratis] – Guía Definitiva

Tratamiento para la disfunción eréctil

La disfunción eréctil es una condición del cuerpo humano que le impide al hombre lograr erecciones satisfactorias en el contexto de las relaciones sexuales. Esto hace que los niveles de frustración se disparen a tal punto que la ansiedad —entendida como un factor que estimula el nerviosismo, la sudoración y el miedo excesivo— favorece el bloqueo. En definitiva, son síntomas que terminan retroalimentándose.

Conoce más: Disfunción Eréctil: Qué es, Causas, Síntomas y Solución

Para obtener una curación o solución efectiva de este problema, se han creado uno y otro tipo de tratamiento para la disfunción eréctil. Si bien están indicados para distintas franjas etarias, siempre se debe hacer una consulta al médico.

Causas de la disfunción eréctil

Conocer las causas que provocan el conflicto es fundamental para poder saber cómo curar la disfunción eréctil, ya que de este modo se podrá ordenar el tratamiento más adecuado según la historia clínica de cada paciente:

  • POR ENFERMEDADES: Algunas patologías, sobre todo aquellas que se encuentran directamente relacionadas con la zona del sistema reproductor masculino, son capaces de decantar en lo que se conoce también como impotencia sexual. Algunas de las enfermedades más renombradas en este segmento son el mal de próstata y las infecciones urinarias. Por otro lado, afecciones graves como el cáncer, la diabetes y demás son también causas comunes de la disfunción.
  • POR MEDICAMENTOS: Ciertas sustancias tienen como efectos secundarios la impotencia sexual o la eyaculación precoz. Es frecuente que esto ocurra con los fármacos recetados a pacientes depresivos o psiquiátricos.
  • POR LA EDAD: El inexorable paso del tiempo trae consigo algunos males. Aún así es preciso indicar que la disfunción eréctil no es una característica propia de la edad, ya que podemos encontrar hombres jóvenes impotentes y otros de 70 años o más con una vida sexual activa.
  • POR ACCIDENTES: Lesiones graves en la zona lumbar, columna general, cadera o pelvis pueden influir en el comportamiento del pene al momento de tener sexo.
  • POR MALOS HÁBITOS: Fumar, comer grasas en exceso, tomar alcohol en demasía, mantener una vida sedentaria, dormir poco y/o consumir drogas son actividades normalmente ligadas a la disfunción eréctil.
  • POR FACTORES PSICOLÓGICOS: Ansiedad, estrés, trastornos del sueño y depresión son síntomas comunes en algunos pacientes que quieren tratarse para resolver la impotencia.

¿La disfunción eréctil tiene cura?

Sí y no. Muchas veces la disfunción eréctil está radicada en un origen que es ciertamente tratable de por sí, como los traumas psicológicos, pero hay otros motivos que son irreversibles y, en consecuencia, el tratamiento para la disfunción eréctil es más un paliativo para aliviar el problema que una solución definitiva. Como sea, es un profesional de la salud quien debe determinar eso luego de hacer una serie de chequeos pertinentes.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento con fármacos para la disfunción eréctil incluye pastillas que sí o sí necesitan una receta certificada para adquirirlas o de venta libre, aunque son menos potentes. Todo dependerá lo que tu cuerpo necesite para volver a activarse y del presupuesto con el que cuentes. En caso de que el dinero no te alcance para las marcas más conocidas, puedes optar por medicamentos genéricos.

  • DEVIT FORTE: Es un fármaco sin receta elaborado a partir de ingredientes naturales. Su efecto dura hasta dos días.
  • BIO ACTVIT FORTE: También fabricado con ingredientes de la naturaleza (hierbas como el ginkgo), no exige la presentación de una receta para ser comprado.
  • VIAGRA: Es la píldora “mágica” de más renombre. Sin embargo, sí o sí debe conseguirse con la prescripción médica, ya que la dosis debe ser perfectamente medida.
  • LEVITRA: Muy parecido al viagra, es un producto probado por Bayer, lo que le da un plus de confianza al usuario.

Es importante tener presente que para que el efecto se prolongue por más tiempo, no debes consumir alcohol, ya que esta sustancia actúa sobre el cerebro, disminuyendo la influencia de los neurotransmisores.

Pastillas para la impotencia

Por otro lado, puedes consumir otro tipo de pastillas para la impotencia, sobre todo aquellas que entre sus componentes presenten:

  • L-ARGININA: Las dosis que necesitas tienen que estar estipuladas por un profesional. Está demostrado que esta sustancia potencia la virilidad masculina.
  • DEHIDROEPIANDROSTERONA: Combate la llamada “impotencia sexual femenina”, pero también la impotencia masculina.
  • PROPIONIL-L-CARNITINA: Suele indicarse en combinación con el viagra para casos más severos de disfunción eréctil, ya que refuerza el efecto de éste último.

Cremas para la disfunción eréctil

Si las pastillas te resultan muy invasivas para tu organismo, las cremas pueden ser la mejor opción de tratamiento para la disfunción eréctil, puesto que prácticamente eliminan todos los efectos secundarios de las píldoras, aunque los resultados duran menos tiempo (60 minutos). En el mercado puedes conseguir las siguientes:

  • ALPROSTADIL CREMA: Conocido como el “viagra en crema”, se aplica en forma de gota justo en la punta del pene, provocando una erección automática.
  • VITAROS: Se aplica sobre el pene como cualquier otra crema, ingresando en el miembro a través de la absorción de los tejidos. Su efecto secundario probable es irritación en la piel.
  • GINSENG PANAX: Es una crema que, al igual que las anteriores, otorga un resultado inmediato. Su efecto secundario más conocido es la falta de sueño.

Inyecciones para curar los problemas de erección

Las inyecciones para la disfunción eréctil son recomendadas por los centros de atención más prestigiosos sólo a pacientes que entran en la categoría de adultos mayores o a aquellos que no tienen una actividad sexual frecuente.

Este proceso se basa en la inyección de alprostadil, la misma droga de las cremas para la impotencia, apaverine o fentolamina sobre el tronco del pene ¡Nunca debe hacerse en el glande! El resultado es una erección firme y automática durante al menos sesenta minutos.

CONSECUENCIAS: Se debe tener en cuenta que muchas veces el uso de estas inyecciones provoca crisis de pareja (recuerda que obtienes la erección sin la estimulación de tu compañero/a sexual) y desarrollo de una curvatura patológica en el pene con el correr del tiempo.

Tratamiento casero (natural)

Entre los tratamientos caseros disponibles para combatir la disfunción eréctil, nos encontramos con algunas recetas y hábitos ideales que son un complemento perfecto para todas las opciones anteriores. No olvides que estos consejos no te darán la solución, pero colaborarán de forma incansable para que la impotencia desaparezca.

  • CABEZA DE AJO: Consume un diente por día hasta culminar una semana completa. Para esto debes partirlo a la mitad y remover el centro. Puedes ayudarte con un vaso de agua o insertando las mitades en pan integral, ya que debe ingerirse antes del desayuno.
  • RODIOLA: Es una hierba para la impotencia sexual muy utilizada en Europa. Se puede conseguir en su presentación natural o en suplementos, siendo ésta la mejor alternativa.
  • LIMONES: Beber el jugo de tres limones en medio vaso de agua es perfecto para limpiar el organismo de cualquier toxina anómala que haya quedado por allí. También se consume antes del desayuno y alcanza con que lo hagas durante cinco días, semana por medio.

Ejercicios para la disfunción eréctil

Hay dos ejercicios que ayudan enormemente a tener un mejor desempeño en la cama y una tercera práctica que hace al verdadero maestro del sexo:

  1. KEGEL: Se llama así al tratamiento que tiene como meta fortalecer el suelo pélvico del hombre. Para ello tienes que contraer y distender el músculo PC, que es el que regula la expulsión de la orina. Para saber cuál es, sólo detén la orina y libérala. Ese parte del cuerpo que activaste es la que necesitas ejercitar siempre, en todo momento, menos estando en el baño para no debilitar las vías urinarias.
  2. CARDIO: Hacer ejercicios cardiovasculares es ideal para obtener el efecto vasodilatador deseado. Como bien sabes, la concentración y circulación de sangre en el pene es esencial para tener erecciones contundentes.
  3. SEXO: Sí, aunque parezca redundante, saltearse el miedo al ridículo y comenzar a tener más relaciones, acoplando técnicas como el sexo oral y el uso de las manos, es el mejor tratamiento para la disfunción eréctil.

Remedios caseros para mejorar las erecciones

Cómo curar la disfunción eréctil requiere todo tipo de tácticas y adquisición de nuevas costumbres para entrenar a tu cuerpo y que éste reaccione tal como pretendes. Es por esta razón que los siguientes modos pueden ayudar a que los efectos de todos los tratamientos citados sean permanentes.

  • MASAJES LOCALIZADOS: La erradicación del estrés es clave para hacer que tu pene se ponga firme. Masajes descontracturantes, incluso en la zona pélvica, son muy adecuados para estimular la circulación de la sangre.
  • ACUPUNTURA: Es una práctica milenaria de los chinos y nipones. Muchos hombres impotentes aseguran que, además de indolora, les ha reportado notables mejorías en sus conductas sexuales.